Los viernes keiko: Nito Ryu

Nos hemos mudado. Puedes leer este post (y muchos más) en http://quehacesque.es/los-viernes-keiko-nito-ryu/

Y los viernes sigue el keiko: quinto interprefectural femenino

Hace dos semanas se celebró el Quinto Campeonato Nacional Femenino en Japón. Mientras algunos españoles nos dedicábamos a sudar la gota gorda en Huesca, uno de nuestros lectores de México, David Ramírez, nos hizo llegar el streamming y posteriormente los vídeos del canal Youtube de la ZNKR. He escogido la final por equipos para ver esta semana y postear aquí:

En comparación con gente que conozco, hasta ahora he visto muy pocos vídeos de campeonatos. Me resultaba difícil mantener la atención y no tratar de verlo todo, de pillarlo todo. Desde hace unas pocas semanas intento ver aquellos que me llaman la atención varias veces y tratando de ponerme en el lugar de uno de los contendientes cada vez, no sólo para seguir sus movimientos, sino para tratar de sentirlos también. Llegar a enteder qué está haciendo y (muy de vez en cuando) imaginar qué quiere hacer, qué va a hacer a continuación. Es un ejercicio difícil, pero no menos que eso que llamamos construir cuando nos toca.

Una vez que me he cansado me ha explotado la cabeza he visto los combates desde un punto de vista, trato de hacerlo desde el otro. Escojo Shiro o Aka al azar, sin pensar en quién ha ganado o no: en kendo de tan altísimo nivel, no creo que haga ninguna diferencia, al menos en lo que yo misma pueda aprender.

Hay varios momentos que he parado para ver varias veces: la diferencia en la entrada de las Senpo (min. 00:40), leer sus dos ataques desde el saludo; el hiki men final de Kurita (min. 34:00); el tsuki de Yamaguchi (min. 14:40). El diferente ritmo de cada combate en función de la ventaja, y consecuentemente de la presión. Cosas que pueden resultar algo más difíciles de ver en conjunto en los combates individuales.

Y si todavía seguís pensando que el kendo femenino es flojo, casi me callo y os ponéis a verlo.

 

Los viernes geiko: Mariko Yamamoto

Aunque no me apasionan los carteles motivacionales de Kendogirls, creo que todas tenemos que agradecer a este grupo brasileño su trabajo de recopilación y difusión de las mujeres kenshi de todo el mundo, gracias al cual encontré este vídeo:

Poco o nada he podido saber de Yamamoto, ni siquiera echando mano de mis conocidos que hablan japonés. Agente de policía de Osaka, ha ganado dos veces el Campeonato de Japón. El vídeo que compartimos hoy corresponde a las finales de 2012, cuando tenía sólo 23 años. Si bien el vídeo acusa varios problemas de montaje, muestra un kendo genuinamente físico y poco o nada aproximado al estereotiopo del kendo femenino que se estila por las kendoredes. Y es muy, muy de agradecer que se pase por el forro la tendencia a darle un aire “japonés” a la pieza.

El combate original está disponible en el canal de Youtube de la ZNKR:

Como decía antes, tanto Yamamoto como Uchida llevan a cabo un kendo que no escatima el cuerpo a cuerpo: tai atari, tsuba zeriai, lanzamientos de hiki waza que, en ocasiones y siempre desde aquí fuera, parecen dirigidos más al amedrentamiento que al ippon.

Mis ojos de novata no terminan de ver el motivo del hansoku a Uchida (min. 11:33): tiendo a pensar que toca o suelta el shinai, porque apenas distingo movimientos más allá de eso. En parte, de esa necesidad de observación surgió la idea de publicar vídeos los viernes y forzarme yo misma al análisis, incluso si quien comenta el vídeo es Javier o cualquiera de los autores.

Me fascina el instante entre el minuto 15 y 16 en el que se repite una dinámica prácticamente idéntica por parte de ambas contendientes. Después de eso, y tras un breve cambio de ritmo, el shiai vuelve al original hasta el minuto 21, con el gyaku do que le da la final a Yamamoto.
Este es otro ippon de Mariko-san: hiki koté en la final femenina por equipos, en el último Campeonato del Mundo de Novara (Italia).

Si has estado en Japón y has tenido ocasión de entrenar con Yamamoto, Uchida o alguna de estas kendokas, por favor, cuéntanoslo.

Cinco pensamientos antes de un examen

Después de tanto tiempo desaparecida por esto lares hago una aparición estelar antes de que algún proyecto me secuestre. Y es que este fin de semana es el V Campeonato de España de Iaido: mi curso número… X (ya no los cuento); mi examen de Shodan, que es en realidad el segundo examen de iaido que he hecho en mi vida… ¡debería estar de los nervios!

Todavía recuerdo mi primer examen (en mi primer Huesca de paso sea dicho) cuando llevaba algo menos de un año en el dojo y mis compañeros hacían apuestas sobre el grado que me darían, y decían que si no lo sacaba me dejarían de hablar. Eso eran ánim0s. La noche de antes me iba pronto a la cama por eso de que al día siguiente me examinaba y habría que descansar… hasta que me pillaron por banda y me dijeron: “de eso nada: ¡a trasnochar!”

Cuando hablamos de Huesca hablamos de ESTO

Pero volvamos al presente y centrémonos en el examen, que por cierto, ya no puedo retrasar más. No puedes quedarte eternamente en una categoría de grado en iaido si quieres competir. Y empiezas a pensar, aunque no quieras. ¿Qué ropa me voy a poner? ¿Cómo me voy a peinar? ¿Qué brebaje habrá traído esta vez Villa? ¡Que no es una chorrada! La presencia es muy importante para un iaidoka, ¿que no? (eso ponía en el Hagakure xD)

Bueno, y ahora que nadie sigue leyendo esto… también piensas otras cosas. Esas que siempre dices que no piensas, que estás muy relajada y todo eso.

1.- Técnica: Recuerda, esto no es competición. No te precipites, tienes TODO el tiempo del mundo, pero con fluidez y sin recrearte demasiado.

2.- Kata: ¿Sale tu kata preferido? Crécete. ¿Sale tu peor kata? Relájate, visualízalo, hazlo despacio y lo mejor que sepas.

3.- Reiho: la clave para los nervios. Respira, cálmate, no pienses, sólo hazlo como siempre haces.

4.- Metsuke: ¡No te olvides de la mirada! Eso de cortar a lo loco aquí no se prima.

5.- Saya Biki: ¡Esa mano izquierda, demonios! ¿¡Qué pasa, que te quieres cargar la saya? [y no miro a nadie] Tira bien fuerte para desenfundar y ejecutar bien el corte, como si de una cobra al morder se tratase.

No son precisamente pensamientos, pero son cosas que tener en la cabeza antes de entrar al shiai. Sólo pienso que todos nos sentimos igual en cierta medida cuando pisamos el tatami y vemos que se acerca La Hora; unos están nerviosos, otros sólo tienen ganas de que todo acabe; incluso hay otros que sólo piensan en irse a la cama a pasar la resaca ;). Pero te salga bien o mal nada va a cambiar. Mañana será otro día en el dojo entrenando.

… y como no hay viernes sin vídeo, si asistís al Campeonato de España podréis ver en vivo cosas como esta.

De las otras Rojas

Hace una semana me incorporé a la asamblea de trabajadores de la cultura y entretenimiento del Mayo Global en Madrid. Como a las otras Mareas nos preocupa la precariedad de nuestro trabajo, y no solamente nuestros puestos de trabajo sino la calidad misma de lo que producimos. En estos momentos, lo que aporta la industria cultural son más parados a la supercifra de seis millones, y al incontable número de precarios, explotados y aterrorizados.

Algunos son artistas marciales o padres y madres de artistas marciales. Unos han tenido que dejarlo para sobrevivir, otros nos las vamos apañando. Los instructores también lo sufren: no se puede cobrar a quien no te puede pagar. Con todo todavía resistimos. Se intenta mantener la base en los colegios, se bajan sueldos para mantener las cuotas, se reducen los cursos. Se hace, como hacemos todos, lo que se puede.

En esta misma ciudad donde vivo hemos celebrado hace tres días un campeonato autonómico de kendo, en el que he competido por primera vez. Mi capitana, pediatra, terminó la guardia, se quitó la bata, se puso un bogu y salió al shiaijo sin dormir. La selección española de Iaido nos enviaba fotos desde la furgoneta, camino del Europeo de Andorra de 2011. Sé de un joven instructor novato al que una institución pública sugiere cambiar clases por beneficios académicos, del mismo modo que a otros quieren pagarnos nuestros contenidos con visibilidad. Y todo se complica más en este ámbito nuestro del Budo, que es deporte y es arte y cultura y juego a la vez, y por eso mismo, para muchos ahí fuera no es nada.  Esta misma ciudad quiere organizar unos Juegos Olímpicos. La obsesión olímpica de Madrid comenzó en 2004 y vamos coleccionando candidaturas, campañas y logos (y 7000 millones de euros de deuda) siempre con unas infraestructuras terminadas al 80% porque si algo estuviera terminado alguna vez esto no sería Madrid. Una de las instalaciones terminadas se llama Madrid Arena. Otra, la Caja Mágica, se utiliza dos veces al año. Dos de sus polideportivos más grandes y antiguos han sido privatizados y su entrada es restringida al apellido, la cuota o en el caso del Club de Campo ambas cosas. Nuestro estadio más antiguo, el Beti-Jai, se cae a trozos. El abismo entre el negocio del deporte de élite y el deporte de base es insondable, y eso ahora que las selecciones ganan. Para nosotros ni siquiera hay abismo. No hay élite cuando no se existe.

Así acabamos el Campeonato de Madrid

He introducido el tema del deporte en la asamblea porque vivo en una ciudad donde la piscina cuesta cinco euros, si tu barrio tiene la suerte de tener una abierta. En esta misma ciudad donde vivo hemos celebrado hace tres días un campeonato autonómico de kendo, en el que he competido por primera vez. Mi capitana, pediatra, terminó la guardia, se quitó la bata, se puso un bogu y salió al shiaijo sin dormir. La selección española de Iaido nos enviaba fotos desde la furgoneta, camino del Europeo de Andorra de 2011. Sé de un joven instructor novato al que una institución pública sugiere cambiar clases por beneficios académicos, del mismo modo que a otros quieren pagarnos nuestros contenidos con visibilidad. Y todo se complica más en este ámbito nuestro del Budo, que es deporte y es arte y cultura y juego a la vez, y por eso mismo, para muchos ahí fuera no es nada.

Esta misma ciudad quiere organizar unos Juegos Olímpicos. La obsesión olímpica de Madrid comenzó en 2004 y vamos coleccionando candidaturas, campañas y logos (y 7000 millones de euros de deuda) siempre con unas infraestructuras terminadas al 80% porque si alguna vez termináramos algo esto no sería Madrid. Una de las instalaciones terminadas se llama Madrid Arena. Otra (la Caja Mágica) se utiliza una vez al año. Dos de sus mayores polideportivos han sido privatizados y su entrada es restringida al apellido, la cuota, o en el caso del Club de Campo a ambas cosas. Nuestro estadio más antiguo, el Beti-Jai, se cae a trozos. El abismo entre el negocio del deporte de élite y el deporte de base es infinito, y eso ahora que las selecciones ganan. Para nosotros ni siquiera hay abismo. No hay élite cuando no se existe.

Y yo, que siempre he tenido a gala que no seamos olímpicos, para evitar ese abismo precisamente y porque quiero creer que lo que hacemos es otra cosa, pienso en esas inversiones pantagruélicas y me acuerdo de la furgoneta de los de Iaido y de mi taisho cambiando guardias, y de mi entrada de cinco euros a una piscina descascarillada para hacer físico, y me parece todo un contrasentido enorme, y a alguien se lo tenía que contar. Y para eso tengo un blog.

 

Sobre el dilema olímpico escribió este artículo Alexander Bennett sensei,

y Néstor de Makoto Valencia lo ha traducido.